¿Qué actividad física para una buena salud?

Para utilizar un eslogan bien conocido, ¡el deporte es salud! ». Para la mayoría de nosotros es obvio que la actividad física regular es esencial para mantenernos en forma y saludables.

Todos los días, los alimentos proporcionan a nuestro cuerpo la energía que necesita para funcionar. Esta energía nos permite cubrir nuestros gastos diarios. Algunos de estos gastos están relacionados con las funciones vitales de nuestro cuerpo (respiración, latidos del corazón, actividad cerebral): esto se llama metabolismo básico.

deportes

Otros son mucho más variables, particularmente en relación con nuestro nivel de actividad física. Cuanto mayor sea el costo total, mayor será nuestro requerimiento de energía.

Para equilibrar el reclutamiento y el gasto, la actividad física regular es el parámetro clave. Ayuda a mantener un buen estado físico y, obviamente, contribuye a la pérdida de peso. Como señala Denis Riché, “la actividad deportiva regular pierde peso a largo plazo porque desarrolla formas de utilizar la grasa corporal, aumenta el consumo de calorías en reposo y mejora los hábitos alimentarios generales”.

En resumen, el ejercicio puede aumentar el metabolismo básico y así “inconscientemente” quemar más calorías cada día. La actividad deportiva también nos permite utilizar nuestras reservas, la mayoría de las cuales están almacenadas en grasa, lo que ayuda a mantener una silueta armoniosa.

¿QUÉ ES LA ACTIVIDAD FÍSICA REGULAR?

Según las últimas recomendaciones de la NSP, se recomienda realizar 30 minutos de actividad física al menos cinco días a la semana.

También se recomienda variar las formas de actividad física para desarrollar “resistencia, fortalecimiento muscular, flexibilidad y equilibrio”. Pueden estar vinculados a determinadas actividades lúdicas (jardinería, ciclismo, footing, natación…) o simplemente a nuestra vida cotidiana. Al mismo tiempo, y para combatir los estilos de vida sedentarios, es esencial limitar el tiempo que se pasa sentado o acostado.

Para conciliar estas recomendaciones con las exigencias de la vida cotidiana, es aconsejable dedicar dos o tres veces a la semana a una actividad física específica y completar el resto del tiempo con una actividad más “práctica”: ir a trabajar a pie, bajarse en la estación de enfrente si se utiliza el transporte público, evitar el ascensor y preferir las escaleras…..

DEPORTE DE MODERADO o INTENSO?

Si bien es cierto que la actividad deportiva regular es claramente beneficiosa para la salud, debemos permanecer atentos a la intensidad y frecuencia de esta práctica.

Es esencial tener en cuenta la fatiga provocada por la actividad física elegida con las otras limitaciones de la vida diaria, profesional y personal. Tanto más cuanto que, tras la repetición de los mismos movimientos (correr, tirar, saltar…), pueden aparecer dolores y/o trastornos crónicos: estos pequeños inconvenientes deben preverse.

Por lo tanto, es necesario optar por una práctica deportiva bien pensada y adaptada: material adecuado (calzado, ropa, bicicletas, etc.) y un nivel de actividad adecuado a las propias capacidades (duración, intensidad, etc.). No corro media maratón de noche.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *